na vez que tenemos todo empacado para emprender nuestra aventura en un nuevo hogar, es hora de pensar en nuestra compañera más fiel y leal: la mascota de la casa. Como empresa de mudanzas económicas nos ha pasado infinitas veces de llegar a iniciar un largo día de embalajes, cargas, descargas y desembalajes, para encontrarnos con propietarios de mascotas desesperados buscando a su gato sobre el tejado y, por supuesto, rehusándose a dejar su antiguo domicilio hasta que el minino no apareciera.

No se trata de mala voluntad, sino de desconocimiento de las reglas básicas para mudarte con tu mejor amigo. Te contamos cómo lograr lo que parece una odisea desafiante hasta para el mismo Ulises: mudarte con tu mascota.

Cómo preparar a tu mascota para mudanzas económicas

Jaulas y más jaulas: no es encarcelarlos, es protegerlos. Incluso hay caniles para los ejemplares caninos más grandes. Ni que hablar de los gatos, por supuesto. “Va en mi falda,” “ lo llevo en el bolso de mano,” “se porta divino” o “puede ir en un rinconcito en la parte trasera del camión,” son distintos comentarios que a lo largo de nuestra carrera en el emprendimiento de mudanzas económicas nos ha tocado escuchar. Ninguno salió bien. Afortunadamente, nunca tuvimos que lamentar la pérdida de una vida felina o canina, pero el estrés al que se vio sujeto el animal es algo que no le deseamos a nadie, como tampoco los arañazos que su dueño se llevó. Por lo tanto, el paso número uno es: disponer a tu mascota en jaulas.

Sedar al animal: preferentemente, antes de hacerlo ingresar en la jaula, te recomendamos sedar a tu mascota con un medicamento veterinario. Lee cuidadosamente las instrucciones para no excederte ni quedarte corto. No los alimentes desde un par de horas antes de suministrarles la medicación. No uses medicamentos para personas. ¿Por qué es tan importante este paso? Si dejas a tu gato sin sedar, te acordarás de este consejo y te darás cuenta a fuerza de zarpazos y algún que otro mordisco por qué es necesario tranquilizarlos artificialmente. Un gato no entrará voluntariamente en una jaula, así que esta pequeña ayuda es vital. Por otra parte, tanto perros como gatos se sienten muy estresados en una situación de encierro y, como si fuera poco, de paseo por las tierras del Nunca Jamás. Por lo tanto, si su travesía transcurre con ellos dormidos o en un estado de paz profunda, será mucho mejor para todos.

Su juguete con él: la mayoría de los peludos tienen un juguete que transportan a los diferentes lugares de la casa a los que van. Pues bien, ese juguete irá con ellos en la jaula para brindarles seguridad. Si no lo tiene, e incluso aunque lo tenga, desde nuestra empresa de mudanzas económicas te recomendamos que le pongas su típica mantita en el piso de la jaula. No la laves los días previos, así conserva ese olorcito tan familiar que los hace sentirse tan seguros.

¡Ya llegamos! ¿Y ahora qué?

Si has seguido todos los consejos que desde nuestras mudanzas económicas te hemos dado, seguramente ya estarán todos felices en el nuevo hogar. ¿Y esto es todo? No, no lo es. El período de adaptación de tu mascota al nuevo hogar requiere de toda tu paciencia y “psicología animal,” así que aquí, desde mudanzas económicas, te dejamos este listado súper útil:

Prepara una habitación para ellos: la exploración del espacio, y mucho más la del jardín, tendrá que esperar unas semanas. Acondiciona una habitación para tus mascotas y mantenlas en ese lugar durante los primeros días. Esto hará que empiecen a sentirla propia.

La caja sanitaria y su travesía hacia su destino final: el sanitario de tu gato estará en la habitación junto a él durante los primeros días. A partir de la tercera jornada en el nuevo hogar, podrás empezar a moverlo hacia su destino final, pero de medio metro por día.

Feromonas: las feromonas ambientales son una gran maravilla moderna para calmar el ánimo de tus mascotas. Busca un enchufe y activa el poder tranquilizador para tu peludito.